Se debe tener una voz muy particular para poder dedicarse a la opera de esta manera. Es un talento único con el que solo unos pocos nacen.  Ha habido décadas buenas y décadas malas para quienes admiran este género musical, pero afortunadamente la década pasada le dio al mundo algunos de los mejores tenores de toda historia. Su música e interpretaciones son recordadas y admiradas.

Enrico Caruso

Nació en Italia en 1873 y murió en 1921. Enrico Caruso al principio trató de tener éxito en algunos otros géneros musicales, pero fue gracias a la opera que su nombre se dió a conocer y marcó un precedente en la historia. Considerado el tenor más famoso de la opera de toda la historia de este género musical, esto gracias a su potente voz que maravillo a todos los que tuvieron la oportunidad de vivir en su época.

Luciano Pavarotti

Nació en Italia 1935 y murió en 2007. Luciano Pavarotti, quien con su voz tan extraordinaria logró cautivar a millones de personas, llegando a ser considerado el mejor cantautor de ópera y soprano contemporáneo. Se puede considerar el sucesor de Caruso, solo que con su gran carisma y filantropía hizo que las personas no lo olvidaran fácilmente, y que al nombrar opera todos lo asocien a su nombre.

Beniamino Gigli

Nació en Italia 1890 y murió en 1957. Quizás no tan reconocido como los anteriores pero sin duda uno de los mejores del principio del siglo XX. Su maravillosa voz le dio fama rápidamente y su arte llegó al oído de todos los amantes de la ópera, convirtiéndose en uno de los favoritos de Metropolitan Opera de Nueva York.

Plácido Domingo

Nació en España en 1941 y es uno de los tenores más importantes de la historia, aún con vida, tuvo una carrera maravillosa luego de formar parte del impresionante trío con Luciano Pavarotti y José Carreras. Su voz y su gran carisma han conquistado al público durante muchos años, logrando desempeñarse como director general de la Ópera Nacional de Washington.



Leave a reply